La importancia del portero de Futsal, por @DanyMolinero9

Vuelven los miércoles de porteros, en esta ocasión nos habla de ellos Dani Molinero, que nos explica la importancia del portero de Fútbol Sala. Un tema importante para comprender cómo trabajar con ellos, cuáles son sus cualidades… No te lo pierdas


 

Voy a escribir un poquito sobre este tema. Me parece un tema muy importante que hay que tener presente en la planificación de la temporada y de las sesiones. Es un tema descuidado por muchos clubs, monitores, entrenadores, directores deportivos, etc…

 “Donde el rival pone el pie, el portero pone la cara”

(Carlos Unzué)

Para mi, “un equipo sin portero, es la mitad de equipo”. ¿Qué quiero decir con esto? “Si no cuidamos al porterosolo será un portero“. Simplemente se dedicará a estar ahí, “al margen” del resto.

“El trabajo del portero no es solo parar”

 

No solo debemos hacer caso al portero, sino que, debemos de considerarlo importante, al final es el primer jugador ofensivo y el último defensivo. Es el jugador que ve toda la cancha, ve todas las acciones. Además es quien tiene un privilegio respecto al resto: puede jugar con las manos en su zona, en su área.

“El portero es el primer atacante y último defensor del equipo”

 

Te he convencido o ¿quieres más motivos por los que cuidar al portero?

Se dice que para ser portero te tiene que gustar mucho. También se dice que para ser portero se ha de estar loco. Efectivamente, es un puesto diferente al resto, con unas condiciones particulares, cualidades particulares, gestos técnicos específicos. Características, que hacen que esta demarcación sea especial. Empeñarnos en no cuidar esta posición es, a la vez, no cuidar al grupo que tienes. Todos y cada uno de los jugadores, sean niños o adultos, tengan unas cualidades u otras, sean de una demarcación u otra, todos al final son importantes y, simplemente, por ello se debe trabajar por igual.

 

Cualidades del portero

Indudablemente cada portero es diferente pero cierto es que todos y cada uno de ellos tendrán características en común. Al final es una posición muy nuestra y por ello es especial.

Un portero tiene que hablar, ha de obligarse a sí mismo llevar el mando dentro del terreno de juego, tiene que saber comunicarse con sus compañeros, con su equipo. Es muy importante esta comunicación, pues cuan mejor le entiendan, mejor se defenderá en el juego.

Con el cambio de reglas de hace ya varios años, y con la cantidad de acciones que con ello conlleva, el portero debe saber jugar con los pies. Luego ya, será mejor o peor, podrá dar un pase perfecto o defectuoso, pero debe saber dominar sus pies.

El portero debe de estar bien ubicado en la portería, en su área y, englobándolo, en el campo. Al final si el portero que está bien ubicado, tendrá más efectividad en sus acciones.

Puede equivocarse en muchas acciones, haciendo algo mal. Al final somos personas y por eso nos equivocamos en muchas ocasiones, pero el portero nunca debe dudar. Lo que hace bien hecho está. Si duda, desde luego, algo mal está haciendo.

 

 

Gestos técnicos del portero

Esta demarcación tiene unos gestos técnicos específicos de nuestro deporte. Gestos que hay que enseñarlos progresivamente, según etapas formativas. Y no solo consiste en enseñarlo, que las aprenda y punto, hay que corregir para conseguir pulirlo.

Algunos gestos que son muy nuestros, como la cruz, el achique y el paso de valla. Hay muchos más gestos genéricos, que de igual forma hay que trabajarlo.

 

¿Trabajar específico o integrado?

Ambos. Al final tenemos que adaptar el tiempo que tenemos a lo que queremos trabajar. Un punto muy importante es si disponemos de segundo entrenador o ayudantes durante los entrenamientos: ¡podemos delegar en ellos!

No siempre debemos hacer entrenamientos específicos, pero si prestar atención en ellos. Durante el juego se dan millones de acciones que podemos corregir. Los porteros nos lo agradecerán y se sentirán parte activa del equipo y del entrenamiento.

 

 

 

Conclusión

Al final, hacer caso al portero, depende de nosotros como responsables del cuerpo técnico del equipo. Recae en nosotros el entrenamiento específico o integrado del portero en las sesiones. Si, como responsables, no organizamos y no planificamos, el portero será nuestro jugador más olvidado casi con toda seguridad. Y eso no beneficia, ni a nosotros, ni al equipo, y mucho menos al jugador.

 

Comparte:
0